Presentamos algunas razones por las que una empresa se debe relacionar son sus stakeholders:

– Facilitar una mejor gestión de riesgo y reputación.
– Permitir que las empresas aprendan de sus stakeholders, lo que genera mejoras de productos y procesos.
– Desarrollar la confianza entre una empresa y sus stakeholders.
– Posibilitar la comprensión del contexto complejo de los negocios, incluso el desarrollo de mercados y la identificación de nuevas oportunidades estratégicas.
– Informar, educar e influenciar a los stakeholders y al entorno empresarial para mejorar sus procesos de toma de decisiones y las acciones que afectan a las compañías y a la sociedad.
– Conducir a un desarrollo social más equitativo y sostenible al brindar una oportunidad de participar en los procesos de toma de decisiones a quienes tienen derecho a ser escuchados.
– Permitir la combinación de recursos (conocimiento, personas, dinero y tecnología) que resuelva los problemas y alcance objetivos que las organizaciones no pueden lograr de forma independiente.

La importancia del Community Manager

Podría decirse que el Community Manager es la persona con un perfil corporativo que se encarga de mantener en comunicación a la empresa/institución/compañía/personaje anunciante y el consumidor/usuario/fan, creando un cambio de relacionamiento entre el productor y el consumidor, teniendo en cuenta y conociendo a fondo la marca, el producto o servicio, la calidad de las mismas y la receptividad por parte del público.
La Web 2.0 ha cambiado la comunicación unidireccional por una plataforma más bidireccional, más activa, más dinámica, exigiendo de esta manera, una mayor interacción. Este fenómeno también se ha trasladado al marketing convencional provocando un relacionamiento hasta casi directo entre ambas partes (proveedor/consumidor), cuyo único intermediario sería el Community Manager. 
Las firmas comerciales necesitan saber qué dicen de sus productos o servicios para mejorarlo y sostenerlo, estos serían los factores principales del marketing.  El Community Manager primeramente debe conocer a la empresa o institución a quién presta servicio, tener en cuenta sus objetivos, logros, debilidades, trayectoria, calidad del producto o servicio. Por otra parte, debe saber administrar las opiniones de los usuarios y consumidores para que, de esta manera, pueda servir de nexo comunicacional bajo un contacto fluido con el departamento correspondiente ya sea el de producción, ventas, distribución, soporte, etc.  a fin de demostrar una solvencia tanto en responsabilidad y seriedad por parte de la compañía para con sus clientes o potenciales consumidores.
Algunas de las actividades más importantes y principales del Community Manager podrían ser:
•    Crear y/o mantener  fidelidad a la marca, producto o servicio.
•    Saber lo que dice la competencia, sus acciones y promociones. 
•    Hacer que la participación de las empresas en Internet sea mucho más activa y dinámica.
•    Crear estrategias de comunicación.
•    Segmentar al público objetivo de acuerdo al target y a la propia plataforma de comunicación ya sea Facebook, Twitter, Orkut, etc. 

Ya no es discutible si una empresa debe o no estar en las Redes Sociales, si es una moda o una tendencia. La realidad consumada es que los consumidores se encuentran allí y hablan de sus gustos e intereses, como así también de sus inquietudes y descontentos  (incluso hasta si la empresa misma, con sus productos o servicios no tiene presencia directa en las Redes Sociales).

Por ello, es por demás importante que las empresas deban ponerse en contacto con las personas y es allí donde el Community Manager toma relevancia.

Una verdad mil veces dicha…

Una de las frases más conocidas referente al mundo de la comunicación, especialmente repetida por aquellos que no pertenecen a este sector, es la tristemente célebre de Goebbels “una mentira mil veces dicha, se convierte en realidad”.
Y aunque en cierta medida, está repleta de razón, ya que se acaba asumiendo esa mentira y en la conciencia social se convierte en cierta, igualmente válida es la afirmación al revés: “una verdad mil veces dicha, pierde la credibilidad”.
Antes de nada, para aquellos que basan su sistema de “comunicación” en la primera premisa o, mejor dicho, aquellos que esperan que su responsable de comunicación actúen de tal modo, esto es totalmente contrario al principio de las relaciones públicas y a medio/largo plazo, claramente perjudicial.
Retomando el tema del post, ¿cuántas veces no hemos escuchado que una afirmación, cierta o no, llega a carecer de sentido al escucharla una y otra vez? Es como el cuento de “que viene el lobo”. Entonces si todos, en mayor o menor medida, somos conscientes de esta realidad, ¿por qué no la usamos en nuestra actividad comunicativa?
Es un error común por parte de innumerables empresas tratar de “colocar” alguno de sus productos a diario como el más grandioso, novedoso, maravilloso y varios “osos” del momento y, por qué no, de la historia. Puede que tengas un buen producto, incluso puede que el mejor, pero desde luego, ni el consumidor, ni mucho menos el periodista de turno, te va a comprar esa noticia a diario. Este error también lo vemos en el mundo de las agencias de comunicación que para hacer ver al cliente lo mucho que trabaja, se dedica a bombardear al mercado de notas de prensa. Aviso: porque mandes más notas de prensas, no trabajas más. Es más, como agencia, tu deber es hacer ver a tu cliente que no siempre más volumen es más efectividad y que la reiteración sin sentido puede llegar a provocar la perdida de confianza y credibilidad.
Pero esta verdad no es solo válida para productos concretos, también para temas de actualidad política, social…. Realidades tan lamentables como la corrupción, después de ocupar mil y una portadas, parecen normales, las asumimos como algo habitual y natural. Igual para la falta de consenso político en temas fundamentales: al contrario, la noticia es que se pongan de acuerdo, todo sea por obtener cierto rédito político. O la situación de distintas entidades financieras, tantas veces hemos oído la lamentable situación de “nuestras antiguas cajas” que a día de hoy… pues parece que ha perdido cierta validez y confiamos en ella, total, aún nadie ha perdido su dinero (salvo accionistas, aquellos a los que les han colocado preferentes y similares).
Uno de los principales puntos a tener en cuenta cualquier responsable de comunicación es que para comunicar, tenemos que tener un mensaje que transmitir. Es algo que enseñan en primero de carrera, pero también en lengua y literatura del instituto. Emisor, mensaje y receptor son partes básicas (sin menospreciar el código, canal y contexto, por supuesto).
Antes de lanzarte a mandar notas de prensa, hacer llamadas a medios y clientes, cansarte tu y cansar a todos los demás, plantéate realmente la noticiabilidad de la información que pretendes transmitir, si es el momento idóneo y que no por mucho repetir un mismo mensaje de forma insistente vas a ganar más. Tendemos a pensar que “lo peor que puede pasar es que no nos publiquen”. Falso. Lo peor que puede pasar es  perder toda la credibilidad que tantos años ha constado conseguir y que tan difícil es de recuperar.

Beneficios de las redes sociales para las empresas

Las redes sociales como Twitter, Facebook, Hi5 y otras, no son utilizadas únicamente por personas que quieren reencontrarse con viejos amigos, compartir fotos, enviar correos o chatear, hay quienes aseguran que las redes sociales pueden ser oro al momento de difundir información sobre empresas o servicios y pueden ayudar de manera positiva al crecimiento de negocios si se utiliza adecuadamente. 

Existen numerosas investigaciones que aseguran que los anuncios realizados por determinadas empresas en las redes sociales, generaron un notable incremento económico, mejoras, beneficios y lo más importante, el reconocimiento, la divulgación y la publicidad.

Actualmente la mayoría de las personas posee, aunque sea, una cuenta en alguna red social, y las empresas recurren a aquellas que poseen mayor popularidad para aprovechar la oportunidad de tener mayor difusión de su mensaje. 

Las redes sociales pueden aportar numerosos beneficios, si se utilizan adecuadamente, ya que este tipo de método de distribución de información utiliza procesos simples. 

Es importante que cada empresa use de manera correcta todas las herramientas disponibles, éstas permiten una importante expansión, y facilita el contacto “directo” con los clientes, aceptando comentarios, sugerencias, consultas, creando de esta manera una interrelación muy aceptada por el sector consumidor. El uso y abuso de las redes sociales es un gran avance tecnológico para la comunicación y el marketing de empresas y proveedores de servicios. 

Por eso, es recomendable sacar provecho y ventaja de esta nueva manera de llegar de forma sutil, divertida, completa y llamativa a cada uno de los potenciales clientes futuros, fanáticos y adictos a la red.

¿Por qué es tan importante para el plan de comunicación externa tener coherencia con la comunicación interna?

Básicamente por 3 razones:

  1.  La coordinación entre ambas direcciones es necesaria para cuidar el prestigio y la imagen tanto interna como externa.
  2.  Por la necesidad de coherencia en sus actividades. Aunque comunicación externa e interna necesitan diseñar sus propias  políticas y estrategias de  comunicación propias,  son áreas interdependientes . Y aunque tienen programas concretos,  su trabajo es complementario: necesitan  intercambiar y coordinar  tanto la información que emiten, como los canales y actividades que van a realizar.    La comunicación externa y la comunicación interna, nunca deberían caer en contradicción.
  3.  Y porque ambas direcciones necesitan cuestionar, revisar y valorar los mensajes que codifican para sus respectivos públicos, a fin de prever juntos las reacciones que provocarán.

Comunicación Externa: Patrocinio y Mecenazgo

El patrocinio pretende satisfacer un objetivo comercial y otro de imagen. Nos ofrece una nueva dimensión de la empresa y una relación diferente con sus públicos.

Los actos de patrocinio son actos institucionales que transmiten la cultura de la empresa y hacen compartir su visión del mundo, ya que no se considera sólo la dimensión de cliente o comprador, sino otras más humanas, esto es, el hombre como amante del arte, de la cultura, del deporte, etc.

El mecenazgo, se encuadra dentro del concepto de Filantropía empresarial y se dirige fundamentalmente al terreno de la cultura y del arte. El reconocimiento de la sociedad hacia las acciones de mecenazgo fidelizan el apoyo a las empresas más allá del corto plazo.

El mecenazgo -con recursos procedentes del sector privado- no trata de sustituir la inversión gubernamental en cultura, ni su imprescindible labor al servicio del interés general. Los recursos procedentes de la sociedad civil deben incrementarse respetando sus lógicas y prioridades. La necesaria coordinación no debe ser impuesta sino compartida a través del diálogo y la conjunción de esfuerzos.

El mecenazgo genera un aumento de la conciencia cívica y de la identidad local de las empresas, que con su filantropía favorecen el desarrollo sociocultural, y que especialmente permiten el acceso de la ciudadanía y de nuevos públicos a la programación cultural de alta calidad.

La gestión del patrocinio o mecenazgo, debe planificarse teniendo en cuenta la Identidad e Imagen Institucional, la estrategia y políticas de comunicación de la empresa que promueve la acción, la validez del servicio ofrecido por el patrocinado y/o calidad de su producción artística.

El apoyo a través de acciones de comunicación de Relaciones Públicas, Prensa, Publicidad y Marketing Promocional y el desarrollo de un programa de comunicación interna que facilite la cohesión del personal de la empresa en torno al objeto del patrocinio, es fundamental a la hora de obtener los resultados previstos.

El futuro desarrollo de éstas actividades dependerá de:

  • Incrementar la profesionalidad de los agentes del Mecenazgo en dos direcciones: la captación de fondos (fundraising) y en la decisión de las acciones de mecenazgo por parte del sector privado.
  • Contar con un código de conducta, que de forma positiva promueva la excelencia de las acciones de mecenazgo, y una determinada ética y transparencia.
  • Aumentar la vigilancia sobre los casos negativos de mecenazgo como ejemplos a no seguir.
  • Clarificar las legislaciones fiscales en la aplicación de las deducciones correspondientes tanto a las donaciones como a las operaciones de patrocinio.
  • Actualizar las estadísticas y Facts & Figures del Mecenazgo. 
    Fomentar las iniciativas de los ciudadanos.
  • Redefinir el papel del Estado Nacional y de las respectivas provincias: para coordinar, regular y colaborar más con otros agentes.
  • Reunir en torno a temas concretos (colecciones de arte contemporáneo, programas educativos de prácticas artísticas, desarrollo local y cultural, uso de Internet como instrumento cultural, etc.) a agentes públicos, asociaciones pro mecenazgo, fundaciones, instituciones culturales, y asociaciones diversas